miércoles, 8 de abril de 2009

Entrevista a los creadores de "Dragonball: Evolution"

David Hidalgo: Muy buenas tardes y bienvenidos de nuevo al ciclo de entrevistas que este blog dedica a talentos del cine. Es un placer contar hoy con los creadores del futuro clásico de culto "Dragonball: Evolution". Bienvenidos, caballeros.
(Los entrevistados sonríen y asienten)

D.H.: En primer lugar, ¿qué les llevó a dar vida a esta adaptación?

James Wong (director de la cinta): La respuesta es sencilla, David. Verás, todos nosotros somos grandes fans de la obra de Akira Toriyama, y nuestro sueño de infancia era hacer justicia tanto al manga original como a las series de animación. (Mientras dura la respuesta de James Wong, Tom Rothman, presidente de la Fox, repasa con avidez sus estadísticas y previsiones de recaudación, calculando cuánto dinero ganará mientras le cae un hilillo de baba).

D.H.: Por lo que hemos visto en avances, trailers y demás, se puede observar que no han sido precisamente fieles al material de partida. ¿Por qué ésta decisión?

Chow Yun Fat: Si te refieres al hecho de que la ambientación haya cambiado, a la ausencia de Krilin, y al hecho de que algunos aspectos de la trama hayan sido modificados...

D.H.: En realidad me refería al hecho de que la trama se parece tanto a la serie como un huevo de gallina a una castaña de otoño. Da la sensación de que 20Th Century Fox tenía un guión de aventuras y fantasía medianamente bueno pero decidió hacer dinero fácil cambiando el nombre a "Dragonball" y modificando algunos nombres (E.g.: Cambiar al protagonista "John" por "Goku", etc.) para ver si la cosa colaba. ¡Diantres, si la relación entre Goku y su abuelo Gohan grita a los cuatro vientos "Spider-Man"! De un momento a otro esperaba que Goku se equivocase y llamase a su abuelo "Tío Ben".

C.Y.F.: Bueno, eso es lo que iba a responderte, David. Se trata de una adaptación, no de una fotocopia. Me remito a "El Caballero Oscuro": adaptación poco fiel en principio, pero que acaba siendo un peliculón en toda regla. Ello es la prueba fehaciente de que se pueden obtener grandes resultados modificando aspectos de la obra, siempre manteniéndose fiel a la esencia original.

D.H.: Chow, "El Caballero Oscuro" la dirigió Christopher Nolan, galardonado y prestigioso autor de obras maestras como "Memento", "Batman Begins", "El Truco Final: El Prestigio"... Ésta la dirige James Wong, que es... es... director de "Destino Final"...

J.W.: ¡Ojo, que también dirigí "El Único"!

D.H.: ¿"El Único"? ¿Esa basura futurista en la cual Jason "Transporter" Statham se daba de hostias contra un Jet Li haciendo varios papeles al mismo tiempo? ¿Es ésa?

(James Wong se marcha de la sala entre lágrimas y pataletas)

D.H.: Volviendo al tema de la fidelidad, ¿a usted, Chow, le dijeron alguna vez que el Maestro Roshi tiene este aspecto?

C.Y.F.: Sí.

D.H.: Y aún así me habla de "mantener la esencia"... Éste es Roshi en la película:


D.H.: Un parecido asombroso.

(Chow Yun Fat no contesta. Su cara está empapada de sudor)

D.H.: ¿Tantísimo hubiese costado caracterizarle así para que usted se pareciese más a Roshi?

(Chow Yun Fat se marcha exaltado de la sala, gritando "Fuck it! ¡No contéis conmigo para la secuela, cabrones!". En la sala solamente quedan Justin Chatwin -el actor que interpreta a Goku- y Tom Rothman, quien, al ver que sus estadísticas profetizaban el fracaso económico de la "película", ha perdido el escaso color que esta entrevista le había dejado en la cara)

D.H.: (A Justin Chatwin) Ahora te toca a ti, chavalote. A ver, muchacho, ¿nunca, en todo el rodaje, nadie te dijo que ganaras algunos kilitos más en masa muscular? No sé tú, pero yo particularmente considero que eres demasiado tirillas para representar dignamente a Goku. ¡Si más que Goku pareces Chi-Chi!

J.C.: ...

D.H.: No era una pregunta, no hace falta que me contestes. Por cierto, ¿ese peinado que te han puesto, cómo le disteis forma? Nunca llegaré a comprenderlo.

J.C.: Fue fácil, contratamos al estilista que se encargó del último peinado de Nicolas Cage, y, con una combinación de kilos de gomina y pote y un par de ardillas en celo, ¡ni a cosa hecha!

D.H.: Ajá, ya veo que al final lo único mínimamente fiel al manga de Toriyama va a ser que Goku mantiene el pelo de pincho.

J.C.: ¿¡Qué quieres decir!?

D.H.: ¿No lo pillas? A ver, Bulma se parece a Lara Croft, Piccolo ha sido transformado en un boceto de villano para "Star Trek", el Kame Hame Ha sirve tanto para atacar como para curar heridas (e incluso para crear fuego), Goku es convertido en Ozaaru por Piccolo con fines maléficos... (Mientras voy enumerando errores de adaptación y libertades creativas varias, veo a Tom Rothman limpiándose el culo con un volumen del manga firmado por el mismísimo Toriyama) Ni siquiera habéis sido capaces de respetar el título)

T.R.: ¿Cómo?

D.H.: Se escribe "Dragon Ball", no "Dragonball". Es como decir "Boladragón" en lugar de "Bola de Dragón", chicos. Y... ¿"Dragonball: Evolution"? Hubiese sido más apropiado titularla "Dragonball: Backwards", puesto que supone todo un retroceso respecto a lo que debería ser una buena adaptación.

(En ese momento llega el Doctor Manhattan y hace explotar en mil pedazos tanto a Justin Chatwin como a Tom Rothman, augurando así un futuro lleno de esperanza tanto para la humanidad como para la historia del cine)

D.H.: Gracias. Mil gracias, amigo. Has puesto fin a la locura.

Dr. Manhattan: ¿Fin? No, David. Nada acaba. Nada.