sábado, 23 de abril de 2011

Spotify limita sus cuentas gratuitas: ¿Tiene futuro el modelo del 'todo gratis'?


Según ha declarado Lutz Emmerich, responsable de Spotify España, a partir del próximo 1 de mayo los usuarios con cuentas gratuitas pasarán de poder escuchar 20 horas al mes a 10 horas, es decir, que su uso se verá limitado a la mitad. ¿Cuál es el motivo? Sencillo: hay que convertir usuarios de cuentas gratuitas (sean cuentas Free o sean cuentas Open) en usuarios de pago para que la compañía pueda cobrir los costes de sus licencias con las firmas discográficas como Sony Music Entertainment y EMI Music.

Esta noticia demuestra claramente que la cultura del "todo gratis" no es viable, al menos, no sin realizar ciertos sacrificios: incluso las alternativas a la piratería más firmes y claras deben acabar pagando licencias de copyright a las distribuidoras. Es lo que pasa en términos de distribución comercial masiva de un producto artístico: más allá de cualquier debate moral o conceptual acerca de los derechos de autor, actualmente las grandes firmas buscan conservar sus habituales beneficios.

Y no solo se queda en el ámbito musical la cosa: en el mundo del celuloide, cineastas como James Cameron, Guillermo del Toro y Peter Jackson han firmado una carta abierta en la que admiten estar totalmente en contra del plan de las distribuidoras para lanzar cine on demand en los televisores domésticos dos meses después de su exhibición en salas. Cameron ha declarado textualmente a The Hollywood Reporter: "La experiencia cinematográfica es la fuente de todo nuestro negocio, más allá de las plataformas con las que tratemos. Si los exhibidores están preocupados, yo estoy preocupado. Deberíamos escucharles ¿Por qué le daríamos a la audiencia un incentivo para saltarse la más alta y mejor forma de nuestro cine?"

Ante este callejón, ¿será la salida un retorno a la "piratería"? ¿O bien el público asumirá como algo natural, habiendo conocido alternativas viables, que es necesario pagar una módica cifra por el bien de unas industrias culturales de las que todos disfrutamos? Lo que es seguro es que existen muchas y muy diversas opciones legales que sirven como alternativa a las descargas:

Cine

Netflix

Filmin

Música comercial

Last Fm

Deezer

Música alternativa

Jamendo




Fuentes del artículo:

Artículo sobre Spotify en RTVE

Artículo sobre los servicios Premium en No es cine todo lo que reluce

1 comentario:

Psicólogos a Domicilio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.