domingo, 30 de marzo de 2014

La importancia del showreel

¡Hola de nuevo! En esta entrada, me gustaría hablaros de un apartado fundamental para cualquiera que quiera dedicarse al sector audiovisual en cualquiera de sus ramas (dirección, dirección de fotografía, montaje, posproducción...): el showreel, también conocido como bobina. Se trata de un portfolio con imágenes en movimiento, un resumen que condensa muestras de tus mejores trabajos audiovisuales en un solo vídeo.

Antes de entrar más en detalle en la materia, me gustaría compartir con vosotr@s mi showreel de 2014, a modo de ejemplo sobre lo que acabo de escribir. ¡Espero que lo disfrutéis!


Ya habiendo visto un showreel o bobina como ejemplo (el mío, básicamente), es importante añadir que este portfolio audiovisual es fundamental para todo aquel que quiera dedicarse a este sector. ¿Por qué? Porque no solo aglutina y engloba tus trabajos anteriores, sino también todo aquello que has sido, eres y serás capaz de hacer. Y además, hay que recordar que las productoras no suelen pararse a ver todos los enlaces que les envíes o a leer tu CV (es lo que tiene ir hasta arriba de trabajo, y que miles de candidatos te envíen sus referencias); por tanto, tener un vídeo breve que impacte y que acredite tu trabajo es fundamental.

Por último, me gustaría compartir con vosotr@s una serie de consejos por si os estáis planteando crear vuestro propio showreel audiovisual. Por supuesto, todo es debatible; si discrepáis o queréis aportar algo, os animo a que dejéis vuestro comentario escrito (siempre desde el respeto, claro). Mientras, ahí van esos consejillos:

  • Que no sea excesivamente largo: Un buen amigo mío me comentó que, si quieres llamar la atención los productores, "tienes que hacerles ver". Pero imagina que cien personas más han tenido la misma idea que tú: enviarles su showreel con la esperanza de que capte su atención. Eso equivale a 101 bobinas que esos productores recibirán en apenas un día. Por eso, lo mejor es que sea breve y concisa; de esa manera, su visionado será más tentador que el de una bobina que dure cinco minutos (por muy trabajada que esté).

  • Que sea variado: Puede parecer una perogrullada, pero he visto showreels que prácticamente eran un cortometraje en sí mismos. Habitualmente, eso suele ocurrir más por falta de material filmado o de variedad en dicho material filmado, más que por una decisión consciente y buscada. Por tanto, es un acto prudente esperar a tener suficiente material filmado y a que éste sea lo bastante variado como para sostener un vídeo de aproximadamente dos o tres minutos. Creedme, ¡los recursos se acaban enseguida en cuanto comienzas a editar, y es muy fácil acabar repitiendo planos o escenas!

  • Evita usar materiales protegidos: Un "error" (por así llamarlo) habitual en las bobinas audiovisuales es encontrar canciones protegidas. Por mucho que puedan gustarte ciertas canciones, utilizar "Roar" de Katy Perry en tu showreel no solo puede desacreditarte o restarte puntos, sino que te la puedes jugar a la hora de monetizar tu vídeo o que éste no sea eliminado por infracción de copyright. ¡Y más ahora que incluso Vimeo se va a poner las pilas a la hora de eliminar vídeos que infrinjan las leyes de propiedad intelectual!