viernes, 11 de abril de 2014

Captain America: The Winter Soldier - Crítica


Reconozco que me eché las manos a la cabeza cuando Marvel Studios anunció que los Hermanos Russo dirigirían la nueva entrega de "Captain America". A fin de cuentas, Joe Johnston hizo un gran trabajo con la primera entrega, que era un revival pulp y aventurero de lo más notable, y tenía mucha más experiencia previa en cine de acción que los Russo (autores, además, de ese terrible intento de comedia que fue "You, me and Dupree").

Sin embargo, habiendo visto la película, puedo decir sin lugar a dudas que han hecho un gran trabajo y que han sido una elección muy acertada por parte del productor Kevin Feige (elección que defendió citando que los Russo fueron también directores de "Welcome to Collinwood", del piloto de la genial serie "Arrested Development" y de algunos episodios de "Community"). A fin de cuentas, esta entrega (basada en el arco  narrativo creado por Brubaker) es mucho más oscura, ambigua y frenética que la primera, en la que los valores estaban más claros y donde las fronteras entre "buenos y malos" era mucho menos difusa.


Aquí, el Capitán América se ve obligado a poner en duda sus firmes valores para hacer frente a su "Homeland" particular: una conspiración a gran escala, urdida por un enemigo en las sombras. De esta manera, tenemos la que es, desde ya, la tercera mejor película de Marvel Studios (junto con "The Avengers" y "Iron Man"), un thriller de acción con gran cantidad de giros y una atmósfera cargada de tensión y de desconfianza. Dirigida con buen pulso por los Hermanos Russo (pese a algún que otro error en las escenas de acción, que demuestra su relativa inexperiencia en este campo), "Captain America: The Winter Soldier" es ante todo un movimiento valiente en la Fase 2 de Marvel Studios; y no lo es solo por su desenlace (que plantea un posible escenario completamente distinto para "The Avengers: Age of Ultron"), sino por el enorme cambio de registro que supone hacia anteriores filmes pergeñados por este estudio.

Reseñar también el gran trabajo interpretativo de Chris Evans, más cómodo que nunca en su rol como Steve Rogers/Capitán América, así como el soporte que recibe de sus compañeros Scarlett Johansson (más creíble que nunca como Viuda Negra), Samuel L. Jackson, Anthony Mackie, Sebastian Stan y Robert Redford. Entre todos/as, dan vida a un guión sólido y bien armado, obra de Christopher Markus y Stephen McFeely. Además, también hay que destacar lo logradas que están las coreografías de combate cuerpo a cuerpo, así como una dirección que permite seguir en todo momento qué está pasando durante las set pieces del film y unos efectos digitales muy creíbles.


Como pegas, matizaría que en algunos momentos la película se permite licencias excesivas hacia los poderes del Capitán América (¡Es un Super Soldado, no un Semidios!), algunas arritmias que estropean la fluidez narrativa de la primera mitad, y que la banda sonora de Henry Jackman es floja y muy poco llamativa. ¡Nada que ver con el enorme trabajo que hizo Alan Silvestri en la primera entrega y en "The Avengers", creando un maravilloso tema para Capitán América que aquí solo aparece tímidamente durante una escena inicial!

Si tenéis tiempo y dinero, y queréis ir a ver una cinta palomitera hecha con cerebro y bastantes dosis de cariño hacia el material que adapta, os recomiendo encarecidamente que vayáis a ver "Captain America: The Winter Soldier". Los más cinéfilos y quienes conozcan la historia de los cómics se encontrarán con una muy buena adaptación repleta de guiños, y los espectadores no iniciados tendrán la oportunidad de ver un blockbuster que, pese a sus pequeños fallos, es mucho más respetuoso hacia el espectador de lo que normalmente se puede ver en salas.

Lo mejor: Lo valiente que resulta en conjunto, su aura de thriller setentero, la química entre Chris Evans y Scarlett Johansson, sus giros narrativos, el buen trabajo realizado en las escenas de acción.

Lo peor: La banda sonora, algunos bajones de ritmo puntuales, pequeñas fantasmadas que disminuyen la gran calidad del conjunto.