viernes, 4 de abril de 2014

Matar a Hitler y ganar visitas por ello

Viralidad, ese Santo Grial que todos queremos obtener y cuyo secreto queremos descubrir.

Algun@s lo logran, y otros no. No hay una fórmula mágica que nos garantice que nuestro vídeo va a viralizarse; tanto puede viralizarse un vídeo casero sobre gatitos o bebés como una pieza audiovisual trabajadísima con un gran número de efectos especiales y/o una idea muy sorprendente.

Hoy toca hablar sobre el último fenómeno viral de la Red: el spot no oficial "Adolf", para la marca de automóviles Mercedes-Benz. Se trata de un vídeo publicitario realizado por alumnos de la Escuela de Cine de Baden-Württemberg, en el que se muestra una "peculiar" aplicación a la detección de peligros de los automóviles Mercedes-Benz; sin embargo, a la casa Daimler no le ha hecho demasiada gracia el vídeo en cuestión...



En mi caso, me ha parecido un trabajo con una cinematografía espectacular, con una puesta en escena muy trabajada y con un concepto atrevido que me ha hecho reír un buen rato (reconozco que el humor negro me pierde, a veces). Sin embargo, de aquí se puede extraer una pregunta: ¿vale todo a la hora de viralizar un vídeo en la Red?

A fin de cuentas, se está tocando un tema con el que mucha gente siente una gran sensibilidad a días de hoy: el nacionalsocialismo alemán y los devastadores efectos que conllevó el gobierno de Adolf Hitler. Además, el gag del anuncio gira en torno a la muerte de un niño. Vale, se convertirá en un monstruo... ¡Pero en el spot se le muestra como un niño jugando inocentemente con una cometa! Además, su muerte es bastante grotesca y brutal. Poniendo todos estos factores sobre la balanza, o bien se genera una carcajada de incredulidad (mi caso), o bien se genera una reacción de rechazo absoluto ante lo que se ha visto. Lo que es indudable es una cosa: los creadores del vídeo van a ganar visitas y a lograr que sea compartido por las redes sociales, o al menos, que se hable de él.

La búsqueda de la viralidad conlleva, de forma inexorable, la pregunta del millón: "¿Es cierto que no existe la mala publicidad, y que lo único importante es que hablen de ti, aunque sea mal?". Para que reflexionéis sobre qué elementos funcionan a la hora de generar viralidad en Internet y, de paso, para que recordéis algunos clásicos, os dejo con un recopilatorio de algunos vídeos que se expandieron como la pólvora en su día: