martes, 6 de mayo de 2014

¡A pinchar condones se ha dicho!

4 de mayo. Sí, ese día. Ese día que esperamos con tanta ansia. El mítico día. Y es que nunca es suficiente cuando se trata de celebrar el día de "Star Wars". ¡Ya sabéis: el día en que los fans celebran su culto a la saga de George Lucas ("May the Fourth be with you...")! Ah, sí, y también es el día de la madre.

Ahora en serio, la marca Desigual (famosa, entre otras cosas, por vender ropa gracias a anuncios con mujeres sin ropa) ha vuelto a revolucionar las redes sociales y los medios a causa de su nueva campaña,  #tudecides, dedicada al día de la madre. Sobran las descripciones cuando puedo limitarme a compartir el susodicho anuncio con vosotr@s:


Las reacciones no se han hecho esperar: desde encendidos comentarios en Twitter (aquí tenéis el enlace para ver algunos) hasta la posibilidad de una petición de retirada del anuncio por parte de la Generalitat de Catalunya. Parece ser que las opiniones acerca del spot van desde quienes se lo toman con humor y se burlan de la campaña, hasta quienes opinan que es nociva para la sociedad, que proyecta una imagen horrible sobre la liberación femenina, que expone a la juventud a imitar el comportamiento de la protagonista... Vamos, que se ha montado un cacao de agárrate y no te menees.

¿Mi opinión? Desigual sabe muy bien lo que hace. No son tontos, o al menos, sus creativos publicitarios no lo son. Puede que no estéis de acuerdo con este enfoque, pero ellos recurren a la socorrida estrategia de Oscar Wilde: "Que hablen mal de uno es espantoso. Pero hay algo peor: que no hablen". Vamos, que están jugando al mismo juego que otras marcas que también usan la provocación mediática para posicionarse en el mercado.



No digo que les salga genial (aunque, vista la repercusión de todas sus polémicas campañas, no lo harán tan mal), porque al fin y al cabo, que intenten imitar a United Colors of Benetton o a American Apparel les hace palidecer de la misma forma que cuando los Premios Goya intentan imitar a los Oscars:



Ah, respecto a lo que se comenta sobre la liberación femenina, sobre la toma de decisiones sobre la maternidad al margen de los hombres, bla, bla, bla... ¿Realmente vais a tomar una campaña publicitaria como modelo de conducta? Si una mujer tiene que consultar a su pareja para ser madre, ser madre de forma precipitada e irresponsable, o la posibilidad de contraer enfermedades de transmisión sexual (algo que esta campaña nunca pone sobre la mesa) no son temas cuya solución vayamos a encontrar en una pieza comercial de apenas 30 segundos, creo yo.

Requieren muchas conversaciones, difusión, una educación adecuada, razonamiento... Y son cuestiones que pueden acarrear graves consecuencias, como las ya mencionadas ETS, embarazos no deseados, abandonos infantiles... Quien crea que una campaña publicitaria de Desigual le va a dar respuestas, se engaña a si mismo: son vendedores, no agentes sociales, y lo que buscan es vender, no concienciar. No estoy en absoluto de acuerdo con la campaña, pero por la forma como se ha reaccionado diríase que tenemos la piel muy fina ante lo que simplemente es un ejercicio de dudoso gusto, y de esa piel fina se aprovecha cada día la marca Desigual. Como se dice por Internet: "Don't feed the trolls".

Para cerrar el post, un poco de humor (intencionado) parodiando la campaña de Desigual y evidenciando de forma bastante mejor que yo cuáles son los contras de emular a la chica del anuncio. Por si alguien todavía estaba pensando en hacerlo, vaya.