sábado, 19 de diciembre de 2009

"Avatar": El Rey Cameron regresa a lo grande



James Cameron
.

El hombre que nos aterrorizó con "Terminator". Que nos ofreció un intenso duelo mujer-bestia(s) en "Aliens". Que nos llevó a territorios desconocidos con "Abyss". Que nos hizo experimentar una auténtica montaña rusa con "Terminator 2: El Juicio Final". Que nos entretuvo a rabiar con "Mentiras Arriesgadas". Que nos ha regalado (para bien o para mal, guste o no guste) una de las películas más importantes de la Historia del Cine con "Titanic". Revolucionario de la técnica, clásico en lo narrativo, siempre supeditado a un buen guión y una buena historia al servicio de la tecnología: el Rey de los blockbusters de autor (lo siento, Spielberg, tras "Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Plástico y de los monos digitales" has perdido tu trono, definitivamente). Sí, no he mencionado la lamentable "Piraña 2: Los Vampiros del Mar". Olvidemos que esa cosa existió, ¿de acuerdo?

La cuestión es que, después de doce años (nada menos) viviendo, gracias al exitazo de público y taquilla que supuso "Titanic", la bella vita y experimentando con las nuevas tecnologías (tanto los rodajes en 3-D y en IMAX, que potenció a través de varios documentales, como de nuevas maneras de crear efectos especiales), Cameron regresa con, no solo una nueva historia, sino con un nuevo e inexplorado mundo. Partiendo de una revisitación del clásico western sobre colonialismo ("Bailando con lobos" sería un claro exponente de este género) y tomando como obvio referente la mítica historia de "Pocahontas" (no en vano, la especie alienígena Na'vi está claramente marcada por los indios hurones en cuanto a estética se refiere, en una astuta parábola que traza el cineasta canadiense), Cameron utiliza los recursos estéticos que le brindan el 3-D y el espectacular diseño de escenarios y personajes cortesía de WETA Design (creadores de Gollum, entre otros trabajos) para sumergirnos de lleno en un mundo completamente nuevo.

Y por mundo entiendo
mundo. No me refiero a cuatro paisajes oníricos con algunos habitantes morando. Me refiero a algo distinto, mucho más propio de una novela que de un blockbuster como es "Avatar": un planeta con una atmósfera distinta (de hecho, irrespirable para el ser humano) y con un ecosistema propio, una fauna autóctona repleta de criaturas sorprendentes, escenarios maravillosamente detallados (¡E incluso creíbles dentro de la fantasía!), y una especie alienígena que no se ve reducida a una tribu global, (un reduccionismo en el que cualquier otro director hubiese caído con alarmante facilidad) sino que, dentro de dicha especie, existen clanes repartidos a lo largo de todo el planeta. Bienvenidos a Pandora, señoras y señores, un mundo propio en el que todos los seres conviven en armonía, unidos por un vínculo místico con la naturaleza. Por algo así, ya suelto diez eurazos encantado.

Pero la cosa no acaba ahí. Debo admitir que, en el momento de entrar en la sala, temía que la película se limitase a ser un ejercicio descriptivo de las bondades del 3-D, en detrimiento de la historia y de la calidad del libreto. Este temor fue acrecentado por determinadas críticas que acusaban a Cameron de haber escrito un guión banal y simplón. Bien, debo decir, tras verla, que no estoy en absoluto de acuerdo. Para empezar, el guión de "Avatar" mezcla con gran destreza diversos géneros y subgéneros: ciencia ficción,
western, narración descriptiva, cine bélico y aventuras. Después, es obligatorio tener en cuenta y mencionar que, pese a que el tratamiento de la historia no es especialmente fresco ni novedoso (algo de lo que, por otro lado, ya nos previno el cineasta), la obsesión por el detalle imperante en cada segundo de película en cuanto a cómo se relacionan los Na'vi entre ellos y con su entorno (¡Diantres, incluso tienen su propio alfabeto y lenguaje!) compensa con creces dicho "defecto" (lo entrecomillo dado que no me molestó en ningún momento que "Avatar" tuviese un argumento un tanto manido). Además, el bueno de James ha cuidado la historia hasta el último detalle, de manera que todo detalle tiene relevancia y un uso posterior dentro de la trama, e incluso las escenas aparentemente intrascendentes cobran un sentido más tarde, cerrándose la historia de forma ejemplar y sin cabos sueltos. A esto es lo que yo llamo un guión ejemplar, sin lugar a dudas.

Esto, a nivel de historia. Ahora es cuando llegamos al quid de la cuestión: ¿Cómo es "Avatar" a nivel visual? A modo de respuesta, solo puedo decir que el Oscar a los Mejores Efectos Especiales ya tiene ganadora, sin discusión posible. El 3-D contribuye a una experiencia totalmente inmersiva (jugando Cameron de forma muy elegante con las tres dimensiones de que dispone, utilizándolas constantemente a modo de profundidad de campo), pero, incluso en formato cinematográfico, el mundo creado por WETA Design e Industrial Light & Magic, pese a ser completamente digital (salgo algunos escenarios interiores, rodados en platós), resulta fotorrealista hasta el punto de que realidad y ficción se funden en una experiencia visual sin parangón.

Por no hablar de la labor de Cameron como director: pese a que en algunos momentos se excede un poco con las postales, en general nos brinda un trabajo cinematográfico impresionante, regalándonos batallas y escenas de destrucción que rozan tanto lo pictórico como lo apocalíptico, con estampas verdaderamente inolvidables (atentos a ese caballo corriendo en llamas, deudor de los títulos de crédito de "Terminator 2: El Juicio Final") y una planificación ejemplar en las escenas de acción, tanto a nivel de concepción y ejecución como de puesta en escena. Cuando la película llega a su media hora final, se convierte de lejos en una de las mejores épicas que servidor ha tenido el goce de ver. Debo añadir, además, que este film será todo un placer para los admiradores de la filmografía de Cameron, dado que el director y guionista se permite insertar, a lo largo de todo el metraje, obvias referencias a anteriores películas suyas.

En cuanto al trabajo de interpretación, en general este apartado está cubierto con mucha solvencia. Es difícil que en un mastodonte cinematográfico digital como éste destaque la labor de los actores (más aún cuando los propios protagonistas se ven cubiertos por una capa enteramente digital, quedando únicamente parte de sus rasgos y su expresividad dentro del personaje), pero, sorprendentemente, hallamos muy buenos registros dentro de Sam Worthington, Sigourney Weaver (esta mujer nunca falla), Giovanni Ribisi y Stephen Lang como el villano de la función. Sobre el trabajo de Michelle Rodriguez y Zoe Saldana poco puedo comentar, sinceramente, dado que el personaje de la primera es completamente plano y unidimensional y el de la segunda no pasa del topicazo "guerrera agresiva que demuestra ser buena en el fondo". Imperdonable que ambas, mujeres luchadoras, sean personajes tan poco definidos, dado que las heroínas siempre han sido la especialidad de Cameron. Ahí sí, un punto menos para el cineasta.

A modo de inciso, me gustaría comentar, eso sí, que la banda sonora de James Horner (que ya trabajó con Cameron en "Aliens, el Regreso" y "Titanic") no acaba de estar a la altura de las muy poderosas imágenes de la película. No es una partitura floja, de hecho, en ocasiones es incluso espectacular y poderosa (atentos a los cortes "Becoming one of the people/Becoming one with Neytiri" y "Gathering All The Na'Vi Clans for Battle"), pero en las escenas emocionales no acaba de reforzar lo que Cameron quiere transmitirnos, perjudicando en cierto modo a la propia película.

Pero esto, junto con el innegable hecho de que ni la historia (que cae en más de una ocasión en la previsibilidad) ni el diseño de los Na'vi sean especialmente originales, son solo detalles puntuales que no logran empañar un maravilloso regalo que Cameron nos ha hecho por Navidades: un regalo cinematográfico que funciona a las mil maravillas tanto como película con entidad propia (al margen del 3-D) como experiencia audiovisual.

Quince años de trabajo. Casi 500 millones de dólares de presupuesto. Una labor titánica, la obra de un genio, un antes y un después en la forma de entender el cine de espectáculo (sin que por ello el cuidado del detalle y el amor por la historia se hayan visto afectados, lo cual es muy loable).

El Rey ha vuelto.

Puntuación: 9/10


Puntuación de la Banda Sonora Original (James Horner): 7/10

3 comentarios:

Antonio dijo...

Me temo que este critico ha visto poco pero que muy poco cine cuando se atreve a decir que es un guión ejemplar cuando es previsible reiterativo y trata al espectador como si este fuera inmaduro y no tuviera 7 años subrayandolo todo y convirtiendolo en previsible.

David dijo...

"Gracias" por opinar sin conocimiento de causa, Antonio.

Para empezar, demuestras no haber leído más artículo de mi blog que este, cuando de hecho, publiqué una lista de mis películas imprescindibles (http://davidhidalgomoreno.blogspot.com/2009/02/mi-particular-lista.html), en la que aparecen películas de todas las épocas y géneros, muchas de ellas unánimemente consideradas como obras maestras.

Segundo, tu criterio personal no es más válido que el mío por mucho que pueda no gustarte mi crítica o la propia película. Tengo mis motivos para decir que el guión de "Avatar", pese a su previsibilidad y ciertos subrayados, es un guión currado y bien atado (sin cabos sueltos, en el que todo elemento es relevante), y tu demuestras muy poco respeto viniendo a mi blog a decir que he visto poco cine por el simple hecho de que no coincides conmigo.

Finalmente, me gustaría que antes de juzgarme a mi y a mi blog leyeses más artículos míos para poder opinar con más fundamento.

Si por el contrario has escrito esas palabras con el simple fin de provocarme, mejor no te molestes en responder a mi contestación. No recibirás respuesta alguna por mi parte en tal caso.

El respeto es lo último que hay que perder.

David Hidalgo dijo...

De cualquier forma, Antonio, este es un blog personal. Yo no soy crítico profesional ni me dedico a esto, lo hago por puro "hobby": deberías tenerlo en cuenta antes de llamarme crítico (porque no lo soy, solo soy estudiante de Comunicación Audiovisual) o esperar una reseña elitista y académica. Para eso, siempre puedes leer revistas temáticas sobre cine ;)