lunes, 8 de diciembre de 2008

El "Kitsch" en el videoclip

Provinente de la nueva burguesía de Munich, el término kitsch resulta cuanto menos difícil de definir y delimitar. Personalmente, entiendo el kitsch como un abaratamiento del arte, una mala copia de una determinada obra o género artístico hecha de cara a un sector del público incapaz de distinguir el arte de aquello que se limita a imitarlo burdamente.

En este artículo, voy a tratar un tema que me parece harto interesante: el kitsch en el videoclip. El videoclip nace conceptualmente en 1920, gracias a las teorías de Oskar Fischinger y una corriente de creadores europeos. Juntos crearon también una serie de piezas de vídeo fusionadas con música de fondo, sentando las bases de un nuevo género audiovisual. Sin embargo, no fue hasta 1975 cuando se rodó el que se considera el primer videoclip de la historia: "Bohemian Rapsody", del grupo Queen. A partir de los años 80 [y en gran medida gracias a la aportación a dicho género por parte de la MTV] comienza un auge de popularidad para el video musical, hasta que, principalmente debido a la reformulación de los principios canónicos de este género y a la concepción posmoderna y relativista que prima actualmente sobre aquello que es arte y aquello que no lo es, ha pasado a ser considerado como una nueva forma de arte [no son pocos los que afirman -inclusive servidor- que un videoclip puede ser considerado una "obra de arte total"]. Un perfecto ejemplo de esta concepción del clip de vídeo son las piezas que adjunto a continuación:

The Child -Alex Gopher (Dirigido por H5)




Afrika Shox -Leftfield & Afrika Bambaata (Dirigido por Chris Cunningham)

Bachelorette -Björk (Dirigido por Michel Gondry)





Estas piezas de vídeo bien podrían considerarse como obras de arte, tanto analizándolas desde sus mucho más que numerosos referentes artísticos y estéticos como desde el mensaje/concepto filosófico del cual parten. El kitsch en cambio es todo lo contrario: sería como comparar un anuncio de BMW con uno de Cilit Bang, para entendernos. Un videoclip kitsch es aquel que vulnera los principios que hacen de un vídeo musical una obra de arte; anula cualquier tipo de referente creativo y/o visual, convierte lo elegante en cutre [el estilo pasa de ser atractivo e inteligente a una apología de lo tacky], hace tonto lo que antes estaba por encima de la media. Vamos, como la Venecia de un casino de Las Vegas.

Podría pasarme el día hablando de las razones que hace del kitsch una perversión del arte, pero creo que será mejor que finalice el artículo mostrándoos con ejemplos claros el porqué de dicha perversión cuando se convierte una obra artística en una mala copia dedicada al sector más mediocre de las masas. Me despido de vosotros deseándoos un buen final de puente.

Losing You -Jan Terri


Shine on Me -Chris Dane Owens

I wanna love you tender -Armi Ja Danny