martes, 9 de diciembre de 2008

"The Simpsons go porno"


Así podría haberse titulado perfectamente el vídeo por el cual han juzgado a un hombre en Australia. ¿Delito? Ni más ni menos que "posesión de pornografía infantil".

Todo porque el vídeo en cuestión mostraba a Bart y a Lisa -dos de los tres hijos de Homer y Marge- copulando. La polémica que planteaba el juicio era si dichos personajes de ficción podían considerarse caracteres de carne y hueso o no. La defensa del acusado defendió a capa y espada que no, pero tanto la acusación como el juez Michael Adams -quien ratificó la sentencia condenatoria- consideraron lo contrario, llegando Adams a afirmar que los genitales de los niños (Bart de diez años, y Lisa de ocho) eran "absolutamente humanos", y que esos dibujos no ayudan en nada en la lucha contra la pornografía infantil, puesto que "podrían alimentar la demanda de material que contiene abuso de menores".


Finalmente, el acusado no ha sido penado con prisión, pero aún así, deberá pagar una sanción de 2.000 dólares (equivalentes a más de 1.500 euros) y mostrar "buen comportamiento" durante un periodo de dos años. Mi pregunta es: ¿Pura paranoia o un caso claro de puritana doble moral? Señor Adams, me parece muy encomiable su noble tarea de luchar a capa y espada contra algo tan despreciable como es la grabación y difusión de pornografía infantil, pero lo suyo roza la "conspiranoicidad" patológica.

Recordemos que hace años que circulan por la Red (y también en los móviles) esos dibujos animados en los cuales se ve a los retoños Simpson en pleno acto sexual [repugnante e incestuoso, la verdad sea dicha]. El hecho de poseer unos dibujos animados del género Hentai [abominables animaciones en las cuales se practican violaciones a jovencitas aniñadas, además de otro tipo de actividades sexuales], por ejemplo, no es motivo de una acusación por tener en tu ordenador personal vídeos de abusos sexuales [siendo los anime Hentai mucho más explícitos y desagradables que el vídeo de Bart y Lisa].
¿Hasta qué punto es lícita esta sentencia, y razonable el juez que la ha ratificado? ¿A esto se le llama justicia? Sabiendo lo colapsado que está en todos los países del mundo el sistema judicial, ¿no deberían dejar de perder el tiempo con estas banalidades y dar prioridad a crímenes como el asesinato premeditado o el abuso sexual [cuyos autores siempre tardan años en ser juzgados y condenados -o no- oficialmente]? Es como todo (y permitidme ahora mostrarme deliberadamente grosero, ya que con esta afirmación acabo): si se pierde el tiempo con gilipolleces supinas, no hay tiempo para usar la mollera.