martes, 27 de enero de 2009

Grindhouse (Parte 1): Planet Terror


En 2007, una de las películas más esperadas era el extraño experimento que se montaron a pachas Quentin Tarantino y Robert Rodriguez [dúo artístico de "amiguetes" donde los haya], "Grindhouse". Este filme iba a suponer el regreso de un concepto olvidado por muchos: el cine de barrio americano, cutre pero con un encanto especial [cobrado con el tiempo], en el cual se proyectaban dos películas seguidas de Serie B o directamente Serie Z junto con trailers igual de casposos que los filmes proyectados. Dichas cintas contenían grandes dosis de hemoglobina y vísceras, amén de una alta carga sexual [para entendernos, el proverbio "Tiran más dos tetas que dos carretas" cobra una relevancia sobrenatural en esos filmes] y mucho lenguaje soez, todo ello rodado con un presupuesto que de ínfimo se traducía en una cinematografía lamentable, actuaciones risibles y efectos "especiales" que de especiales solamente conseguían provocar la risa del respetable. Curiosamente, tal como mencionó Tarantino en el Comic Con 2006 en el acto de presentación de "Grindhouse", los posters de esas películas eran bastante buenos cuando no geniales, resultando mucho mejores que el propio filme al cual anunciaban.

Es en esas que Tarantino y Rodriguez quisieron, junto con otros amiguetes tales como Eli Roth [el perpetrador de esa infame saga llamada "Hostel"] o Rob Zombie [director de "La casa de los mil cadáveres", "Los Renegados del Diablo" y "Halloween: El Origen", además de cantante de Heavy Metal e Industrial], rememorar aquellos tiempos suyos de infancia y juventud [y hacérselos recordar/conocer a los espectadores] y nos trajeron "Grindhouse", una obra de nada menos que tres horas en la cual se proyectaban versiones recortadas de dos películas ["Planet Terror" de Robert Rodriguez y "Death Proof" de Quentin Tarantino] junto con falsos trailers de películas que nunca existieron [entre ellos, "Machete" de Robert Rodriguez, "Thanksgiving" de Eli Roth o "Werewolf Women of the SS" de Rob Zombie]. Las dos cintas que componían el bloque fueron recortadas para su exhibición en cines con un letrero "Bobina Perdida. Disculpen las molestias" a modo de justificación, para acortar la ya de por si excesiva duración de "Grindhouse".

El rotundo fracaso económico que supuso esta obra en Estados Unidos hizo que los productores, en especial Harvey "Manostijeras" Weinstein, distribuyeran "Planet Terror" y "Death Proof" por separado, en sus respectivas ediciones extendidas [mejor dicho, ediciones sin recortar]. Dicha medida, pese a la furia de sus autores y de sus fanáticos empedernidos, garantizaba un mayor rendimiento económico [puesto que al ser dos, recaudarían más dinero al ser exhibidas por separado, por no hablar de que en taquilla una película de tres horas no suele funcionar bien a no ser que lleve el título "El Señor de los Anillos"]. Así fue como Aurum distribuyó en nuestro país la dupla de filmes "Grindhouse", suprimiendo además todos los trailers falsos exceptuando "Machete" de Rodriguez, que fue exhibido tanto en cines como en el mercado del vídeo doméstico justo antes de "Planet Terror".

Me parece menester juzgar ambos filmes por separado, puesto que además de ser radicalmente distintos en cuanto a concepto, argumento y ejecución, tienen niveles cualitativos desiguales entre si. El trabajo de Rodriguez es, cuanto menos, digno de admiración: cogiendo ingredientes dispares [un poco de "Abierto hasta el Amanecer", algún elemento de "El Ejército de las Tinieblas" -la metralleta ensamblada a la pierna de la protagonista-, grandes dosis de George A. Romero, influencias pulp y comic varias...] para realizar un bizarro mejunje que, pese a lo que pudiera parecer, funciona a las mil maravillas.

Me atrevo a afirmar, incluso, que se trata, después de "Sin City", de la mejor película de Rodriguez. Sin lugar a dudas es la más completa [si la vemos en su versión íntegra, claro está], mejor realizada y más disfrutable de toda la filmografía del director mexicano, si exceptuamos claro está la antes mencionada "Sin City" [pese a que gran parte del mérito es de Frank Miller y su obra, hay que reconocer a Rodriguez como pionero en la nueva tendencia de adaptar literalmente cómics a la gran pantalla]. "Planet Terror" tiene todo lo que un espectador ávido de diversión [y poco sensible a altísimas dosis de sangre] puede esperar: acción desenfrenada [que de puro desfase acaba resultando comic], una trama totalmente fuera de control [que la lleva a tomar sorprendentes derroteros a lo largo del metraje], un reparto perfectamente coordinado [a destacar la labor de una muy carismática Rose McGowan, un hipervitaminado y rudo Freddy Rodriguez, una sorprendente Marley Shelton y del muy talentoso Josh Brolin, demostrando una vez más sus tablas interpretativas con un personaje muy poco agradecido], exageradas cantidades de violencia y crueldad y un ritmo narrativo bestial. Todo ello sin olvidar el elevado grado de humor negro que el director aplica a la historia, añadiéndole un risible componente bélico-político [quienes hayan visto la película sabrán de qué estoy hablando] o una crueldad que roza el exceso para con los personajes [llega un momento en que no sabes quién sobrevivirá ni quién será finado].

A los espectadores que busquen un "algo más" de corte artístico y/o creativo, Rodriguez les ofrece guiños cinéfilos en cantidades industriales [eso sí, que nadie espere encontrar referencias al cine de Chaplin en esta cinta; los guiños van en otra dirección] y un tratamiento de la imagen y el sonido tan descaradamente cutre que consigue hacer encantadora a "Planet Terror" desde el primer fotograma hasta su sorpresivo desenlace. Rodriguez [quien se encarga, en un nuevo ejercicio de "Yo me lo guiso, yo me lo como", tanto de guión y dirección como de montaje, música y fotografía] ofrece al buen cinéfilo la oportunidad de reencontrarse con un cine de culto, apenas descubierto en España pero no por ello menos buscado, con un tipo de películas que ya no se hacen, que quedaron en el olvido.

Sin explayarme mucho más, solo añadiré que el trailer de "Machete" es un absoluto despiporre [que por cierto, pronto será convertido en largometraje, sí, por Robert Rodriguez], un perfecto aperitivo/complemento para esta "Planet Terror", que por derecho propio pasa a convertirse en un clásico instantáneo del cine de terror puramente friki, junto con la trilogía de Sam Raimi [no, no la floja trilogía de Spider-Man, si no la trilogía "Evil Dead"] entre otras. Muy recomendable, pese a que no puedo decir lo mismo de "Death Proof".