lunes, 12 de enero de 2009

A los extremistas y a los fanáticos: solo un azote os ayudará.



Con este vídeo no es mi intención generalizar. No voy a afirmar que todos los musulmanes agreden a sus esposas. En muchas ocasiones no es tal el caso: igual que existen cristianos, apostólicos y romanos que engañan y pegan a sus mujeres, y los judíos tampoco se libran de tener entre sus filas semejantes especímenes, hay muchos musulmanes que son personas de buen corazón, trabajadores honrados y amantes padres de familia. [No incluyo en esta lista a los budistas puesto que su credo y filosofía prohibe terminantemente cualquier tipo de agresión física o verbal, no ya hacia el sexo opuesto, si no hacia cualquier ser orgánico en general]

No, mi intención únicamente es hacer patente el desprecio que siento por este tipo de comportamiento y a quienes lo promueven. Lo peor de todo es que precisamente son representantes de una organización oficial, la religión islámica, quienes con su actitud y su comportamiento animal, dejan en mal lugar a los practicantes de bien. Estas muestras de irracionalidad [y actos de una monstruosidad fuera de toda duda como el 11 de septiembre de 2001] son las que dejan en mal lugar a un colectivo entero, las que dan motivos a racistas, monoteístas y detractores para que escupan su veneno y pongan al ciudadano de a pie en contra de toda una etnia/asociación/colectivo. Lo gracioso es que precisamente estos fanáticos luego critican a Occidente por no permitir su integración en nuestros países y estilo de vida. A ver si va a resultar que el pez se mordió la cola a propósito...

Por eso, os dejo esta joya, para que admiréis la ignorancia y la irreflexión en su máximo esplendor, y, al igual que servidor, les dediquéis la sonora frase: "Si eres alguien con cabeza, serás libre. Si eres un extremista y un fanático, entonces solo un azote te ayudará."