jueves, 13 de noviembre de 2008

The Child - Alex Gopher


THE CHILD – Alex Gopher

En este videoclip –que pertenece a la canción "The Child" del DJ Alex Gopher [versionando el clásico "God Bless the Child" de Billie Holiday], quien siempre pone un especial cuidado en los videoclips de sus canciones (tal como demuestran obras maestras como “Brain Leech”, fuertemente inspirado en la película “Tron”)- se traspasa la barrera mercantilista que habitualmente implica el videoclip [en tanto que género] para alcanzar la categoría de arte. El concepto es muy simple: el recorrido de un taxi por la ciudad de Nueva York para llevar a una mujer en pleno parto hasta el hospital es narrado, pero tipográficamente. No sería un ejercicio imprudente por mi parte sugerir la posibilidad de que sus creadores sean seguidores de las teorías de Jean Baudrillard acerca de la banalización y el significado último del arte [Cita textual: "
una imagen es justamente una abstracción del mundo, en dos dimensiones"]. Tal como afirma la web Plataforma Urbana en el artículo que le dedica a esta pieza de arte, “Antoine Bardou-Jacquet, diseñador de los franceses H5, desarrolla una idea muy simple y radical: todo está formado por tipografías”. Para describir a la mujer en estado, se recurre a una descripción parte por parte, es decir: donde se supone que está la cabeza, hay escrito “Brownish Pretty Face” (Traducción no textual: “Linda cara morena”), y en su barriga, podemos leer “Pregnant”, lo cual ya nos deja claro cuál es el hilo conductor de la trama –el parto y la necesidad de llevar a la mujer hasta una clínica-. También se usa la tipografía para definir los edificios (“Building”), y en ciertos casos, cumple una función estética -la maravillosa recreación del Puente de Brooklyn- e incluso humorística (la limusina Cadillac –“Very very very very long Cadillac”, o la caricaturización de los dos coches de policía). En definitiva, cada una de las piezas de la ciudad está compuesta por la/s palabra/s que la forma. Es importante mencionar que, según el trabajo de investigación realizado en la materia por el teórico Michel de Certeau, en “The Child” “el significante ha tomado la forma del significado” (recogido de la página web Bifurcaciones 007, sección Colección Reserva). El abstracto toma forma, las palabras cobran vida propia; en definitiva, la palabra escrita pasar a ser el máximo referente. El concepto une cuatro artes y las combina en una: la música, la literatura, la pintura y el cine (entendido como medio audiovisual). Esta fusión viene a demostrar lo que desde ya hace tiempo se viene afirmando: el género del videoclip nos da muchas razones para que lo consideremos “la obra de arte total” (Expresión extraída del artículo “El videoclip com a obra d'art total: Sobre "Africa Shox" (Leftfield), de Chris Cunningham”, escrito por Jaume Radigales para la revista Trípodos). Así lo atestiguan algunas piezas realizadas por David Fincher, Michel Gondry, Spike Jonze, el matrimonio Jonathan Dayton-Valerie Faris o el ya mencionado Chris Cunningham, entre otros. Cabe destacar que los cinco primeros también han ejercido o ejercen de cineastas, con lo cual es innegable la fusion intrínseca entre cine y videoclip –pese a tener ciertas diferencias en sus respectivos códigos narrativo-, lo cual refuerza la condición de “arte total” de este último. Los referentes de este videoclip son diversos: los trabajos tipográficos de Saul Bass (autor de los títulos de crédito de películas como “Alien” y “North by Northwest”, entre otras); el comic –todo el vídeo parece un cómic en movimiento, a juzgar por los planos y encuadres utilizados, y el tono del color, altamente saturado y cálido, salvo por la parte final, más azulada-; el argumento parece estar ligeramente inspirado en la película “Nine Months”, dirigida por Chris Colombus y protagonizada por Hugh Grant, Julianne Moore y Robin Williams, en la cual el clímax se producía con el precipitado y accidentado parto de la mujer hasta Enlacellegar al hospital y dar a luz –no es descabellado afirmar tal inspiración, puesto que la película se estrenó en 1995, y el videoclip fue creado en 1999-.; y la recreación de Nueva York parece sacada de los recorridos de Travis Bickle por la ciudad en la película “Taxi Driver” (1976), dirigida por Martin Scorsese y protagonizada por Robert de Niro. Por tanto, se puede afirmar que no son pocas las fuentes de inspiración de este pequeño –pero no por ello menos valioso, ni falto de esfuerzo en lo que a realización se refiere- montaje audiovisual. También es una afirmación plausible decir que se usan como referentes anteriores videoclips de Gopher, aplicando a este video un estilo continuísta. Tal como podremos comprobar si vemos el antes mencionado videoclip “Brain Leecher”, la animación forma parte del mundo artístico del Disc Jockey. Para acabar, resulta destacable y digno de mención el cameo que hace en un determinado momento el mítico coche (un Ford Gran Torino del año 75) de "Starsky y Hutch". Aquí lo dejo para vuestro disfrute: