miércoles, 12 de noviembre de 2008

"Dios me mostrará el camino hacia la Casa Blanca"


"Si hay una puerta abierta en 2012 o cuatro años más tarde, y si es algo bueno para y para mi familia, para mi estado y para mi nación, una oportunidad para mí, entonces entraré por esa puerta".

Esta última afirmación de la gobernadora de Alaska y candidata a la vicepresidencia -por el momento y a la espera de subir peldaños- Sarah Palin, sí, ya sabéis, la "mamá Hockey". No me sorprende a estas alturas, pero a alguien que conozca los fundamentos y pilares sociopolíticos sobre los cuales giran los Estados Unidos de América podrían pillarle por sorpresa estas declaraciones.

¿Porqué no me sorprende esta frase? Sencillo. Uno, Palin ha mostrado en sus declaraciones unos niveles de fundamentalismo realmente alarmantes. ¿Motivos? O bien es una extremista a la que de pequeña inculcaron que todo lo que le ocurra formará parte de la voluntad de Dios -lo cual no sería descabellado, puesto que en muchas ocasiones ha mencionado que su vida está en manos de Dios-, o bien, cual Presidenta de la Comunidad de Madrid, es una ambiciosa sin escrúpulos con una clara estrategia orientada única y exclusivamente en ganar poder (y en su caso, recolectar los votos de los republicanos cristianos y católicos más ortodoxos, un amplio espectro de población en Gringoland), una auténtica garrapata política -condición que conlleva implícitamente aplicar los máximos niveles posibles de hijoputismo).

Dos, a juzgar por el comportamiento político del que ha hecho gala la señora Palin hasta ahora, es bastante obvio que su objetivo a corto-medio-largo plazo (el plazo es variable en función de la paciencia que esté decidida a mostrar y aplicar, y de si el Partido Republicano le da su apoyo incondicional) es sentarse en el Despacho Oval -ojalá nunca llegase ese trágico día, pero bueno, si llegase, paciencia y resignación, la humanidad ha superado catástrofes peores, como el Holocausto, Hiroshima y Nagasaki, ocho años de Capitán Chimpancé, y Miguel Ángel Moratinos-. ¿Lo conseguirá? No lo veo del todo infactible, personalmente: ha demostrado ser tenaz y muy ambiciosa, y Obama no puede ser reelegido más de una vez. Si hace las cosas bien, es muy posible que sea ella la que acabe provocando la Cuarta Guerra Mundial -la tercera la provocará o bien Kim Il Sung o bien Carme Chacón- en vez de cualquier/a otro/a Presidente/a.

Tres, y para acabar, en un país hegemónico que se considera, y cito una declaración textual del señor Bush -en modo Robespierre conectado- "un imperio", que [mal] aplica a su particular sociología los fundamentos de la sociedad meritocrática, y cuyos políticos, en todos sus discursos -Obama incluido, señores, ¿o habéis obviado el detallito de que el nuevo "presi" siempre termina sus discursos con un sentido y sonoro "God bless America"? Ahí queda eso- mencionan a Dios, fenómeno que por otra parte y con la administración Bush ha llegado a extremos psicotrópicodelirantes, hasta el punto de justificar un genocidio en toda regla -tanto para los iraquíes (milicianos y civiles) como para los soldados y periodistas muertos en combate- como es el conflicto armado en Irak, vigente desde 2003 y retratado por el señor "Dubya" como un designio divino -¡Así me gusta, olé ese fanatismo! Claro, es que si no el crudo se encarece, ¿no es cierto?-, el político que no ponga -al menos de cara a sus votantes- su destino en manos del Creador no tiene ninguna posibilidad de cara a las urnas -sí de cara a ser asesinado por algún redneck chiflado-.

No sé si soy la persona más indicada para criticar a la Senadora Palin, puesto que soy un agnóstico confeso (seguidor del Agnoticismo modelo, para más señas), un pragmático político totalmente descreído en lo que a los políticos se refiere y un escéptico vital, es decir, estoy a punto de alcanzar esa maravillosa categoría moral llamada "Todo me la pela". Con políticos así, ¿tan extraño es? Lo único que quiero decir es, que si dejamos el destino del mundo en manos de alguien así, es que las teorías son ciertas: somos gilipollas de nacimiento.